Las buenas costumbres en una empresa

Para que una empresa funcione a la perfección siempre es importante que tenga un documento, puede ser un libro por ejemplo, en el que queden reflejadas las normas principales de buena praxis. De este modo, todos los empleados sabrán a ciencia cierta cuáles deben ser los comportamientos que tienen que llevar a cabo en todo momento de modo que todo vaya según lo previsto. De lo que se trata es de marcar unas directrices que todo el mundo pueda cumplir y que persigan un objetivo común. Así se evitan muchas dudas y muchos problemas.

La limpieza es vital para la imagen de una empresa. Con esto no queremos decir que las mesas de los empleados tengan que estar desprovistas de todo. Para nada. Sin embargo, sí es cierto que lo que podemos hacer es instalar algunos elementos accesorios como una trituradora de papel o un lugar en el que se puedan echar los desperdicios. De ese modo tan sencillo no solo mantienes un ambiente de trabajo correcto sino que al mismo tiempo colaboras con el medio ambiente de modo que el beneficio que se obtiene es doble. Una buena manera de empezar a establecer las bases de una empresa.

La vestimenta es otro punto que merece la pena aclarar. Tanto si se persigue que los empleados vistan formales como si se les da absoluta libertad, lo mejor que se puede hacer es dejarlo reflejado. Así las cosas cualquier persona sabe a qué atenerse y no tendrá ninguna excusa para no cumplir con el protocolo establecido. Y lo mejor de todo es que se da una imagen uniforme y homogénea de la empresa lo cual siempre repercute de manera directa en el beneficio de la misma incluso de cara al exterior cuando tengamos alguna visitas de algún cliente importante.

Por último, y este punto siempre es algo espinoso, merece la pena establecer unos horarios de entrada y de salida. Con esto no estamos diciendo que no haya cierta flexibilidad a la hora de acceder a la oficina pero siempre es mejor para todos que esa flexibilidad esté estipulada. Si se puede entrada en una horquilla de dos horas lo mejor es que quede bien claro. De lo contrario se podrá entrar en conflictos entre los empleados y los responsables de las distintas áreas cuando no hay necesidad de ello si todo se ha marcado de manera que nadie pueda interpretar cosas que no son.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *