Los refranes pertenecen al mundo entero

Los refranes son frases que viajan por doquier, no importa su procedencia, pueden ser refranes de España y llegar hasta el lado opuesto del mundo, o ser de algún país latinoamericano y de cierta forma, una persona de nuestro país lo aprende y lo repite, siendo muy probable que alguien de su audiencia le resulte atractivo y también haga lo mismo posteriormente, de esta manera estos dichos son adoptados sin ni siquiera darse cuenta.

En función de lo antes mencionado resulta difícil precisar el origen de un refrán, salvo algunas historias asociadas a unos cuantos que dan luz sobre el lugar en el que presuntamente nacieron. Por otra parte, hay poca documentación formal de tales historietas, es algo que se ha transmitido en su mayoría de manera verbal, aunque existen muchos registros escritos no revelan todos los datos como autores, fecha o lugar de procedencia.

Lo expuesto hasta ahora no limita su uso, mucho menos su utilidad, ya que son frases que concentran una valiosa sabiduría, que de ninguna manera de debe desperdiciar, a parte su proliferación y acogida ha sido tal, que son considerados parte de la cultura e idiosincrasia de los pueblos.

Si hay una forma muy sencilla de ver y entender el comportamiento humano, tan solo hay que tomar unos cuantos refranes y analizarlos, en virtud de que los mismos representan conductas y circunstancias en las que suelen incurrir los individuos. Se pueden considerar una especie de espejo escrito que da una imagen muy acertada del actuar y sentir de las personas.

Pero estos proverbios van más allá, no solo ejemplifican la conducta humana, sino también emiten juicios, opiniones y consejos relacionados con diversas situaciones.

Lo cierto es que independientemente del origen o de la clasificación que se les puedan dar, se han hecho eco en el mundo entero, en las ciudades cosmopolitas y en los pueblos más recónditos, en universidades y en parques públicos, en discursos y conversaciones de camaradas, en las oficinas y en los hogares, en ancianos y hasta en niños, en fin han ganado una gran popularidad que no se les puede negar.

No se puede terminar esta breve reseña sin antes mencionar algunos de ellos:

Hacienda arrendada presto acabada”

Mal de muchos consuelo de tontos”

Quien canta sus males espanta”

Fui nuera y nunca tuve buena suegra; fui suegra y nunca tuve buena nuera”

Encantadores cierto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *